Temas para aprender en tutoría

En esta unidad dedicada al cuento y la fábula, te proponemos participar activamente en los mágicos mundos que crean los autores de textos literarios cuyo objeto es provocar emociones, crear significados, construir interpretaciones y poner su experiencia personal ante tus ojos para atraparte y sumergirte en su palabra; divertirte y sacudir tu visión del mundo. La unidad de estudio contempla textos narrativos que provienen desde tiempos muy antiguos pero sus enseñanzas resuenan hasta nuestros días. Incluye historias extraordinarias de autores notables como Gabriel García Márquez y Edgar Allan Poe; el primero es un escritor que logró poner la narrativa hispanoamericana en lo más alto de la literatura del mundo y ganar el premio Nobel en la década de los ochentas; el otro es uno de los más notables escritores de cuentos de terror. Encontrarás, también, en esta unidad un texto sobre el origen de las fábulas y otro sobre la estructura de los cuentos, su lectura te permitirá aprender a distinguirlos; además vas conocer sobre el uso del lenguaje literario para enriquecer tu lectura, pero también para que cuentes tus propias historias.

Formas geométricas

En la vida cotidiana usamos objetos que tienen una forma geométrica sencilla—como una mesa rectangular, una cubeta cilíndrica o un lápiz con forma de prisma hexagonal terminado en una punta cónica. En cada uno de estos ejemplos, la forma del objeto parece contribuir en alguna medida a la función que desempeña. No se fabrican lápices cuadrados, por ejemplo, o al menos no son tan populares como los hexagonales. A qué crees que se debe esto?

Además de tener una influencia sobre la función de los objetos que utilizamos cotidianamente, las formas geométricas tienen una aplicación ornamental. Por ejemplo, los platos en los que comemos a menudo tienen decoraciones que los embellecen, lo mismo que algunas prendas de ropa y accesorios como aretes y collares. Instintivamente, los artesanos utilizan nociones geométricas para lograr que sus creaciones se vean más bonitas.

Además de utilizar formas geométricas con fines prácticos y ornamentales, las personas de todos los tiempos y todas las culturas han encontrado fascinante profundizar en la comprensión de las figuras que observan. Esto ha dado lugar a la ciencia de la geometría, la cual estudia propiedades de las formas tales como su medida (área y perímetro), el número de sus elementos (puntos, líneas, caras), su simetría, su clasificación de acuerdo a sus características.

La Revolución Mexicana

A todos nos ha pasado que al contar lo que pasó en algún evento, alguien más que estuvo ahí tiene una versión diferente de la nuestra. A veces las inconsistencias giran en torno a los datos en sí (en qué día se pelearon dos amigos, por ejemplo), y basta con verificar los hechos para eliminar cualquier duda. Sin embargo, en otras ocasiones el desacuerdo está en la manera en que interpretamos lo que sucedió. Es decir, puede que cada persona tope puntos parecidos en su relato de un evento pero de una manera que te da imágenes completamente distintas. En el ejemplo de la pelea entre amigos, puede que lo que uno te cuente como un chiste inocente, el otro lo recuerde como un insulto muy fuerte.

Lo que pasa con la Historia no es tan diferente. Si bien todos podemos hacer referencia a una misma lista de fechas y personajes de la Revolución Mexicana, su relación, importancia, y consecuencias están sujetas a interpretaciones. Políticos, comentadores, e historiadores hacen argumentos sobre lo que significan estos eventos en relación a la historia del país, a ideales nacionales o globales, y a nuestras realidades de hoy. Por lo tanto, la importancia de la Historia no está sólo en saber nombres y fechas, sino en comprender cómo la complejidad de cualquier suceso da forma a argumentos e interpretaciones.

Nosotros los seres vivos

Sin importar en dónde nos paremos, nos vemos rodeadas de cosas asombrosas; de elementos que reconocemos como “naturales” y que podemos distinguir de aquello que fue hecho por la la humanidad. Ya sea en el campo, en la playa o en medio de una ciudad, ambos elementos están presentes. ¿Por qué existen unos u otros? ¿Cómo es que todos -a pesar de las diferencias- estamos conviviendo en el mismo planeta?

Además, muchas veces reconocemos las semejanzas que tenemos con lo “natural”, pero también las diferencias. Por ejemplo, notamos que tanto nosotros como las plantas y los animales podemos tener hijos; y lo contrastamos con la incapacidad de las rocas, las cosas, el agua. Y cuando nos comparamos con animales y plantas aún nos preguntamos por qué no se nos parecen tanto: por qué no tenemos raíces y hojas; por qué no podemos volar; por qué no caminamos en cuatro patas; por qué no podemos ser más grandes o más pequeños de los que somos… Pero, ¿alguna vez te has cuestionado qué es lo que determina que sólo unos tengan ciertas características y otros no? ¿Qué tan diferentes o semejantes somos entre unos y otros?

Por muchos años, la Biología ha tratado de dar respuesta a estas interrogantes. Muchas personas se han dedicado a la observación y manipulación del medio que las rodea para tratar de entenderlo, con el objetivo de saber qué es la vida y quiénes somos los seres vivos.

Números Racionales

Medir nuestra estatura, pesar los ingredientes para hacer una receta, tomar el tiempo que tardamos en completar un viaje. Para todos estos tipos de mediciones existe un instrumento calibrado y una unidad que se usa como la base–metros en el caso de la estatura, kilogramos en el caso de los ingredientes, horas en el caso de la duración del viaje. Pero, a menudo, para obtener la precisión necesaria en nuestra medición, es necesario dividir esas unidades básicas. Por ejemplo, nuestra estatura no es un número entero de metros, por lo cual es común hacer la medición con reglas graduadas en centímetros- es decir, metros partidos en cien. Otro tanto ocurre con los kilogramos y las horas – es necesario dividirlos si queremos hacer mediciones confiables en situaciones cotidianas, y aún más si se trata de situaciones en la industria o la ciencia.

Las personas han hecho mediciones y cálculos con números que no son exactamente un entero – llamados comúnmente fracciones o quebrados – desde hace aprox. 4000 años. Desde entonces, la Humanidad ha buscado formas cada vez más eficientes de hacer cálculos con las fracciones, un proceso que ha llevado miles de años. Los números decimales, por ejemplo, son hoy en día una herramienta indispensable para los cálculos en la industria, la técnica y la ciencia. Su invención ocurrió a finales de los años 1500, es decir, aproximadamente 2500 años después de que la gente usó fracciones por primera vez.

A la par de encontrar procedimientos cada vez más eficaces para hacer las operaciones, los matemáticos han inventado varias formas de representar cantidades no enteras. Hoy en día, además de las fracciones comunes, se utilizan las fracciones decimales, los números decimales y los porcentajes. Todos estos números forman una familia llamada los números racionales, que son el tema de esta Unidad.

Patrones y Progresiones

Si nos detenemos a pensar, encontramos en nuestra vida cotidiana varios aspectos en los que es necesario contar cosas. Quizá se trata de saber cuántas canicas tengo en una botella, o cuántas personas van a ir a una fiesta o cuántos puntos lleva cada quien en un juego.

En el mundo natural y social también hay ritmos que podemos contar. Por ejemplo, en el tallo de un árbol en crecimiento se forma un anillo cada año. Por ello, podemos conocer la edad de un árbol con sólo hacer ese conteo— los científicos tienen incluso taladros especiales para hacerlo sin dañar al árbol. En algunos fenómenos, encontramos patrones sencillos que nos permiten “contar sin contar”. Por ejemplo: yo tengo 2 padres, 4 abuelos, 8 bisabuelos, etc., y esto lo puedo saber sin tener a estas personas frente a mí. Otro ejemplo: hoy en día, muchas personas sacan créditos en el banco o en otros lugares. Si no sabemos cómo crece nuestra deuda, nos podemos meter en problemas para pagarla. Aunque este ejemplo es más complicado que el de los padres, abuelos, bisabuelos…, en realidad plantea un reto similar: estudiar un fenómeno de forma numérica y encontrar patrones para “contar sin contar”.

Poesía

En la vida cotidiana, usamos lenguaje creativo para expresar o describir aspectos de la experiencia vivida o imaginada. A menudo, nuestros dichos están compuestos de palabras que tienen un significado o relación con otras palabras en la misma frase de una manera que va más allá de las normas y convenciones tradicionales de expresión.

Pueblos de México y el mundo

uestra propia comunidad sirve como un punto de partida para observar la variedad y la riqueza de la cultura. Cada día tenemos encuentros y desencuentros con personas de diferentes orígenes, costumbres y estilos de vida. Sin embargo, también compartimos aspectos de nuestra cultura con otros, especialmente con miembros de nuestra propia comunidad. Por ejemplo, nos reunimos con nuestros compañeros de la comunidad para celebrar fiestas, comer platos de estación y participar en bailes tradicionales, a menudo con particularidades que son específicas al pueblo o a la región.

La cultura está a nuestro alrededor y nosotros participamos en su formación. Ni siquiera necesitamos salir de nuestra propia manzana o nuestro nicho en la comunidad para observar la variedad y la riqueza de cultura. En nuestros momentos con la familia, con nuestros amigos y vecinos, nos damos cuenta de las varias diferencias y similaridades que existen entre nuestras prácticas culturales y las de los demás. El pueblo contiene ambos aspectos de la experiencia social, la semejanza y la diferencia entre personas y grupos, un entorno en el que podemos navegar como participante y observador.

A través del estudio de diferentes pueblos de México y el mundo, vamos a profundizar en conceptos como la diversidad y la multiculturalidad. ¿Qué nos brinda una apreciación de las diferencias entre distintos grupos y cómo podemos hablar sobre ellas? Vamos a ver que los dos conceptos se relacionan con las diferencias entre nosotros y forman la base de una convivencia entre todos.

es_ESSpanish
en_USEnglish es_ESSpanish